¡Resiste!

El primer Presidente peruano que pisa la Antártida

Publicado: 2013-02-12

Yo quiero que me den viáticos para consumir en la Antártida. Para gastar como descosido y rendir cuentas de las cosas en las cuales, por sentido común, no tendría por qué gastar en un continente de hielo total, para colmo navegando en el BIC Humboldt y pegando ojo en el campamento nacional, todo pagadito.

Fue el caso del Presidente y su comitiva de viaje hacia la Antártida, travesía que se prolonga hoy, después de cuatro días en la bahía Almirantazgo, ensenada Mc Kellar, del continente Blanco. Fue un viaje innecesario para la foto, un paseíto para exponer al Presidente por las heladas del territorio chileno hasta el paralelo 60 y gastar rico. La franca, es que el Presidente Ollanta quería hacer historia: es el Primer mandatario peruano que visita la Antártida.

Ya sé, me dirán que no sea mezquino, que los deje ser en sus anales helados. La pregunta es: Porque va todo un equipo variado a la Antártida, aproximadamente unas treinta personas para el 25 aniversario del campamento Machu Picchu ¿Por qué celebrar tan lejos un tratado Antártico y de investigación científica que data de 1980? ¿Fue de vital importancia esos más de diez mil dólares en viáticos? O es que quieren darle un mensaje a Piñera, algo así como: No pierdas de vista que el Perú está también en la parte austral de Chile y hasta va su Presidente, en los tiempos de La Haya. Villafuerte se las sabe todas.

El Presidente recorrió la parte peruana de la Antártida y de otros campamentos de países vecinos, para constatar los estudios científicos de las algas, qué serio.

Funcionarios  del despacho del Presidente, recibieron doscientos dólares al día, para comprarse un helado en la Antártida ¿Viáticos? No se hospedarán en ningún hotel.  Tampoco, harán compras.  No se entiende por qué reciben viáticos, en cuatros días, donde suman miles de dólares que no vienen al caso. Se hospedarán en la base peruana.  Qué personal para más científico acompaña al Presidente, provecho, pues, a esos quince oficiales de marina ¿O es que les van a enmendar la plana el Presidente ahí, para saber quién manda?

En vez de mandar técnicos, la ministra Gladys Triveño, de Producción, también se paseó un momento – acaso hará inclusión social de los pingüinos. Si bien su cartera es la competente en ordenamiento pesquero, pesquería industrial y acuicultura de mayor escala, un técnico de primer nivel sería suficiente para el monitoreo. Igual, lo que importa es la foto y a la hora de justificar gastos hasta un iceberg es pagable.

Esta cita de pingüinos en traje, osos polares con cámara, morsas con galones, en carpas, atañe a Ollanta, que está  puntual en todo lo que tenga que ver con viajes presidenciales. No se preocupen, es para mejorar la marca Perú, en plena disputa en la Haya con Chile. Quiere verse en las espaldas de los países del sur. Lo cierto es que se expuso al Presidente en una expedición cansina, con viajes a escala, hasta llegar a la base Macchu Picchu.  Todo para ser el Primer Presidente peruano que pisa la Antártida. Hasta ya parece el del ego colosal.

PD.- El Presidente debió regresar por el desastre pluvioso ocurrido en Arequipa ¿Acaso tiene que haber otro choque del automóvil de la Primera Dama para que lo hiciera?


Escrito por

Luis Torres Montero.

Periodista. Columnista y escritor. Videorreportero. Comprometido con la libertad de prensa, el arte, y los derechos humanos.


Publicado en